28 de mayo de 2008

Consumidores mansos como corderitos

Hace tiempo que no le echamos desde aquí un vistazo a D. Carlos Rodríguez Braun y su célebre columna La tontería económica de la semana. Como bien saben, el título de la columna no pretende ser una descripción del contenido de la misma sino un repaso semanal a lo que, según el autor, son absolutas tonterías.

Esta semana aborda jocosamente unas palabras de José Luis Sampedro: "Vivimos en una sociedad esencialmente predatoria... en nuestro afán por explotar el mundo, destruimos el medio".

Dice D. Carlos que, a pesar de que Sampedro sí estudió economía, se ha convertido "en gran repetidor de falacias y tópicos que un curso introductorio basta para despejar". Claro, que el curso introductorio debe ser más largo que la longitud de su columna, pues no nos da siquiera un esbozo.

Rodríguez Braun se limita a contestar: "Si fuera predatorio (el ser humano) no habría aumentado el nivel de vida y jamás habrían alcanzado la prosperidad tantos cientos de millones de personas como lo lograron en el último siglo".

Olvida (¡como no!) a los miles de millones de personas que, en el último siglo han sido condenadas a padecer hambre, sed, guerras por petróleo, por diamantes, por coltán. Olvida a los miles de millones de personas que han sido desprovistos de sus cultivos tradicionales para plantar cereales, que alimente nuestro ganado, o palma africana, que alimente nuestros coches.

¿Nada tiene que ver nuestro consumo con el padecimiento de los olvidados? ¿Nada tiene que ver nuestro estilo de vida con el calentamiento global? ¡Ah! olvidaba que eso no existe, es otra falacia "progre".

Pero D. Carlos lleva razón, los consumidores no somos depredadores dispuestos a acabar con nuestro medio. Somos cochinos, metidos en nuestra cochinera dispuestos a comernos todo lo que nos echen, sin importarnos hasta cuándo durará el alimento. El que venga detrás que arree... y los pobres, merecido lo tienen por no prosperar como lo hemos hecho en el primer mundo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El articulo está bien escrito. Lástima que haya sido necesario recurrir al reclamo de la fotografía absolutamente fuera de lugar para haber sido leido... Una pena

Vente conmigo y enfócate dijo...

Querido anónimo. Entiendo tu mosqueo si al buscar en Google imágenes de Carlos Rodríguez Braun te topas con la de los cerditos que ilustran nuestro artículo.

Evidentemente la foto pretende ilustrar el último párrafo del artículo, donde se dice: "Somos cochinos, metidos en nuestra cochinera dispuestos a comernos todo lo que nos echen, sin importarnos hasta cuándo durará el alimento".

Nosotros no asociamos la imagen a D. Carlos, al que respetamos aunque no compartamos casi ninguna de sus ideas, es un lamentable capricho de Google que nosotros no podemos controlar.

Rebelion

Web Analytics